Noticias
Contacto
Nius!
Nius!
Nius!

¿Cuándo debo cambiar la web de mi empresa? 3 señales inequívocas

24/05/2018 / Redacción Duacode

Hace unos pocos años eran muchos los se preguntaban si su proyecto necesitaba una página web. Hoy en día, esa cuestión está resuelta: la presencia online constituye no solo un escaparate de nuestros proyectos, sino también una carta de presentación para clientes potenciales y en muchas ocasiones, un canal de venta independiente.

Desde entonces han cambiado muchas cosas. El acceso a Internet se ha disparado, y los smartphones lo han convertido en omnipotente. Han aparecido nuevas funcionalidades e incluso nuevos lenguajes de programación. El usuario ha aprendido a navegar y ha acumulado muchas horas de viaje en sus historiales. La competencia se ha multiplicado. El SEO ha despegado y no parece que tenga intención de volver a pisar la tierra en el futuro más próximo…

Así que muchas empresas se encuentran con páginas que, pese a haber sido creadas hace “pocos” años, ya están obsoletas.

Algunos cosas son más claros, otros son más sutiles.

¿Cuándo es el momento ideal para cambiar la web de tu proyecto?

Es difícil de decir de forma general, pero hay algunas señales que nos indicarán que ha llegado la hora de actualizar nuestra web:

  1. El volumen de visitas (o el ratio de conversión) comienza a bajar peligrosamente. Este hecho puede indicar que o bien tu competencia está pisando fuerte y ha conseguido adelantarte en SEO o el diseño de la tuya ya no cumple con las expectativas actuales del usuario. En cualquier caso, una actualización puede ser muy positiva.
  2. Tu índice de rebote roza (o supera) el 80%. Si los usuarios llegan a tu web y en vez de quedarse salen despavoridos… es que algo va mal. Quizás sea el momento de replantearse su diseño y su estructura.
  3. La página web no está adaptada a dispositivos móviles y tablets. Si tu página no se ve bien desde múltiples dispositivos, es el momento de actualizarla. El 50% del tráfico actual ya proviene de estos, ¡y no quieres perdértelo!

Si tienes dudas, pregúntanos. Sabremos asesorarte para que puedas actualizar tu web de la mejor forma posible, consiguiendo una plataforma más útil, más creativa y más adecuada para tu proyecto.

Travesía Costa Abanca by duacode

18/05/2018 / Redacción Duacode

Ya os hemos hablado de nuestra pasión por el deporte, que empapa nuestro ámbito profesional y personal. Os hemos contado nuestro compromiso con el CB Arteixo duacode, del que somos los principales patrocinadores. Y hoy tenemos un nuevo anuncio que nos llena de ilusión:

Duacode se convierte en uno de los dos principales patrocinadores de la Travesía Costa.

Nuestra empresa se sitúa, junto con Abanca, en un puesto clave de apoyo y asistencia al deporte gallego. Aportamos todo lo que sabemos hacer: conocimiento, desarrollo tecnológico, diseño… y hasta ponemos nuestro nombre al proyecto. “Travesía Costa Abanca by duacode”. ¿No os suena genial?

Esta competición consiste en cinco travesías en aguas abiertas que tendrán lugar en distintos municipios a lo largo de la costa gallega, en las que los participantes tendrán que demostrar su destreza a nado en algunos de los puntos más icónicos de la silueta de nuestra costa: A Coruña, Oleiros, Balarés, Sisargas y Finisterra. Todas las pruebas tendrán dos opciones de competición entre los 1000 m. de A Coruña y los 6000 m. de Oleiros, a excepción de Sisargas, que cuenta con una única opción de 4200 m.

Nos hace especial ilusión que la primera cita sea en nuestra ciudad, A Coruña, el 10 de junio. Será una travesía que se nadará en un enclave privilegiado en el mismo centro, entre las playas de Orzán, Riazor y Matadero.

En los próximos meses, nuestro logotipo aparecerá asociado a esta competición de la mano de elementos muy llamativos… ¡Estamos deseando enseñároslos!

Si estáis interesados en participar en alguna de las pruebas de este circuito, las inscripciones ya están abiertas. En la misma web podréis optar por inscribiros como voluntarios y ayudar al buen desarrollo de la travesía.

Por lo de ahora, esto es todo lo que os podemos contar. ¡Estad atentos porque pronto tendremos más novedades!

La tipografía en la historia

11/05/2018 / Redacción Duacode

Cada tipografía es un mundo: presenta distintas opciones de lectura, expresa características propias y se utiliza en contextos diferenciados. Entre tantas opciones, ¿cómo podemos expresar qué estilo nos interesa?

La clasificación y descripción de las tipografías ha sido objeto de debate desde hace mucho tiempo, incluso con más intensidad dada la amplia variedad a la que tenemos acceso en los últimos años.

La primera forma de diferenciarlas es a través de la descripción de sus caracteres o atributos. Así, hablamos de tipografías con o sin serifa, de sus ápices y apófiges (unión en la parte superior de la letra y enlace del asta vertical con los remates, respectivamente), definimos su inclinación o su “oreja”, que es la terminación que pueden tener algunas letras, como la “g”, la “o” o la “r”, o la rebaba: el espacio que existe entre el carácter y el borde del mismo.

Sin embargo, hacerlo así para cada tipografía sigue resultando dificultoso y encontrar la que estamos buscando supondría mucho esfuerzo y muchos minutos de descartes.

Otra forma de clasificarlas es atendiendo al momento histórico de su creación. En esta forma de identificar las tipografías nos centramos en las épocas en las que fueron creadas. Se le denomina clasificación tipográfica por familias.

Esta clasificación tiene sentido porque las tipografías se han ido adaptando a las necesidades y a los estilos de cada época, siendo una forma más de la expresión de las características de esta.

Entre los más clásicos se encuentran los tipo Góticos o fraktur, propios de la Edad Media, los Humanísticos o venecianos (que corresponden a los siglos XV y XVI), los Barrocos, del siglo XVII, los Neoclásicos, del XVIII…

Con la llega de la Revolución Industrial, el mundo de la comunicación también vive su propia revolución. Es necesario encontrar nuevas soluciones tipográficas para poder expresar las nuevas necesidades. Surgen tres familias de tipos que todavía son muy comunes hoy en día:

  • Egipcios: con grandes remates e impactante aspecto. Reciben su nombre de la campaña napoleónica en Egipto.
  • Palo seco, san serif, grotescos: sin remates. Aunque aparecen en el siglo XIX, es a partir de la Revolución Industrial cuando se popularizan. La famosa Helvetica es uno de sus máximos exponentes.
  • Humanistas: suponen una vuelta a las formas del Renacimiento. Presentan grandes aperturas, terminales al estilo de la pluma y trazo modulado.

En la actualidad han surgido numerosas fuentes que no encajan en las clasificaciones anteriores. Se trata de las tipografías de rotulación, fantasía u ornamentales. Generalmente se usan cuando necesitamos poco texto, porque su lectura no es especialmente fácil y no se recomiendan para largos bloques.

Conocer las tipografías y su historia y los usos más habituales que se les asignan es tremendamente útil a la hora de poder elegir una específica para nuestros proyectos. Hay muchas variables en juego (no se usan las mismas tipografías para imprimir que para leer en una pantalla, por ejemplo), pero un buen diseñador debe ser capaz de analizarlas y tenerlas en cuenta cuando nos asesora.

Esta web emplea cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra Política de cookies.