Esta web emplea cookies. Si continúas navegando estarás aceptando su uso. Más información

El “efecto primo”

12/03/2015

Hoy en día, quien más y quien menos, todo el mundo tiene unas nociones básicas de informática en general e Internet en particular. Es éste un campo que invita a la experimentación y la autodidáctica y donde, en relativamente poco tiempo, puede uno llegar a dominar con cierta soltura lo que se le ponga por delante. Arma de doble filo que se presta a que cualquier aguililla, con mediana idea y cero reparos, vaya ofreciendo alegremente unos servicios profesionales que de esto tienen poco o más bien nada.

Es el fenómeno bautizado por la NASA y por Duacode como “efecto primo” y lo representa ese vecino, contrapariente o bienhechor que se brinda a hacerte un trabajillo daquela maneira y en B, ahorrándote el IVA, entregándote algo resultón que pronto empieza a dar problemas y, en el momento en que le pides responsabilidades, no te coge el teléfono, no tiene tiempo a solucionártelo, o simplemente con una estupenda excusa te dice "adiós muy buenas, si te he visto no me acuerdo".

No cometas un error. Cuando se te estropean las cañerías llamas al fontanero; cuando buscas asesoría legal, al abogado.

¿A quién vas a llamar cuando se trate de diseño web?

Compártelo